10 alimentos que puedes y 10 que no debes comer antes de dormir.

Tomado de: Genial.guru

Un buen sueño no solo es importante para nuestra salud sino también para nuestro estado de ánimo durante todo el día. Lo que cenamos puede determinar si dormiremos como bebés o, al contrario, sufriremos de insomnio toda la noche.

Genial.guru descubrió qué tipo de alimentos puedes comer y qué otros no debes incluir en tu cena para únicamente tener buenos sueños.

8412260-1-0-1476804178-1476804250-650-6be28bcd03-1-1476846371.jpg

8412310-2-0-1476805099-1476805151-650-6be28bcd03-1-1476846371.jpg

Un paseo por las regiones de nuestro país

Nuestros estudiantes de primaria Sede Norte, realizaron un paseo gastronómico y cultural por las diferentes regiones de Colombia, ambientando cada uno de los salones, utilizando los trajes típicos y preparando los platos más importantes de cada región. Fue un espacio dedicado a la diversión y el conocimiento.

Malnutrición y Desnutrición: No son lo mismo.

Muchas veces existe la creencia que una persona flaca está desnutrida, pero así se tenga un peso estable o se vea con sobrepeso tampoco significa que se esté alimentando con todos los nutrientes necesarios.

La malnutrición es definida por la FAO como una condición fisiológica anormal  causada por el consumo insuficiente, desequilibrado o excesivo de  los macronutrientes que aportan energía (carbohidratos, proteínas, grasas) y los micronutrientes necesarios para el crecimiento y el desarrollo físico y cognitivo (vitaminas y minerales).

Por desnutrición se entiende el déficit, la falta de nutrientes que puede ocasionar alteraciones del crecimiento o del desarrollo, menor resistencia a infecciones, una mala o más lenta curación de lesiones, y una peor evolución clínica de diversas enfermedades. Todo ello puede y suele acarrear un aumento de la morbilidad y de la mortalidad. Las causas de desnutrición son diversas y se pueden deber a: una ingesta escasa e inadecuada; a la alteración de los procesos de digestión y absorción de nutrientes; a un proceso metabólico alterado; o a una excreción aumentada de los nutrientes en cuestión.

Existen casos de desnutrición y malnutrición que van de la mano, debido a que el consumo excesivo de algunos nutrientes pudo generar una malnutrición pero a su vez un déficit en otros nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo humano. Lo cual explica el hecho en el que una persona a pesar de estar en sobrepeso  pueda estar desnutrida.

La desnutrición y malnutrición no se rige específicamente por variables sociales, económicas y/o culturales, cualquier persona que tenga alterados sus hábitos de alimentación puede padecer de estas dos condiciones de salud.

 

 

 

 

 

Alimentarse saludablemente y su relación con el crecimiento.

Tomado de: ABC del bebé

La alimentación es determinante para que los niños ganen talla y peso, de acuerdo con su edad y etapa de desarrollo. Expertos hablan sobre la importancia de la ingesta sana de alimentos.

Mucho se ha hablado sobre la importancia de la alimentación balanceada de los niños para su sano crecimiento y desarrollo. Es importante tener en cuenta que el crecimiento saludable no solo significa que el infante gane talla, de acuerdo con su edad y etapa de desarrollo, sino que logre, año tras año, una formación adecuada de su organismo, bajo ciertos parámetros nutricionales, deportivos y hasta fisiológicos.

Se debe tener en cuenta que los periodos de crecimiento más rápidos son el intrauterino y los dos primeros años de vida. Durante el primer año, si el niño nació con una talla óptima, puede crecer alrededor de 25 centímetros; en el segundo, en promedio, 12,5. Y luego del tercer año, más o menos de cuatro a cinco centímetros por año.

Martha Rocío López, médica de la Universidad El Bosque y endocrinóloga de la Universidad Nacional, señala que uno de los principales factores que influyen en la regulación de un crecimiento adecuado es la alimentación, para que el proceso sea óptimo.

Es indispensable mantener y priorizar la lactancia materna hasta los seis meses de edad; esta no solo va a satisfacer las necesidades nutricionales del niño, sino lo va a defender de enfermedades, las cuales impiden el buen crecimiento. Luego de este periodo, se debe iniciar la alimentación complementaria según recomendaciones de los especialistas. También es importante conocer, dice el doctor Jaime Céspedes, pediatra, que “cuando se tienen un niño recién nacido se habla de la necesidad de, aproximadamente 120 calorías. Al año, está entre 80 y 100. A los 4 años, entre 60 y 80. Por estas necesidades fisiológicas es que cambian las necesidades del organismo y disminuye el apetito de los niños”.

Finalmente, cuando el niño ya come de todo, se debe alimentar en familia, cinco veces al día y de manera saludable. Es muy importante, además, el vínculo que se genera alrededor de este hábito.

Según la doctora López, “cuando los niños, durante esta etapa, ingieren en su dieta una cantidad de alimentos del reino animal, especialmente las proteínas, las cuales son fuente de aminoácidos esenciales, optimizan la producción de la hormona de crecimiento. Son sanos, tienen más probabilidades de defensas, no se enferman y están mejor emocionalmente. Pero cuando consumen comida ‘chatarra’ golosinas o bebidas azucaradas se inhibe la producción de la hormona y afectan su salud; además, son irritables, no se concentran y no crecen”, señala la experta.

Para la doctora Silvana Dadán, nutricionista dietista, magíster en nutrición clínica, profesora asociado postgrados pediatría y gastroenterología pediátrica de la Universidad El Bosque, “todos los alimentos son fundamentales para promover el crecimiento y programar en salud a los niños. Hacia los dos años, el niño completará una alimentación similar a la de los demás miembros del hogar”.

Katalina Bajes, nutricionista pediatra, docente de la Universidad El Bosque, asegura que los nutrientes son absorbidos y utilizados por el organismo después de ser ingeridos los alimentos, por ello, es importante que la ingesta sea equilibrada y balanceada, según la edad”.

“Entre los tres y seis años de edad los incrementos anuales en el peso y la talla son de alrededor de dos kilos y seis centímetros, respectivamente. En este periodo el niño tiene una tasa de crecimiento menor que en los años anteriores y, por lo tanto, sus requerimientos disminuyen. Igualmente, el organismo en esta etapa no almacena grasa y se presenta una aparente delgadez que es causa de preocupación”, reitera el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en su portal con las guías alimentarias para los niños.

Como los niños están creciendo y desarrollando los huesos, dientes, músculos y sangre, necesitan más alimentos nutritivos en proporción con su peso que los adultos. Pueden tener el riesgo de desnutrición cuando su apetito disminuye por mucho tiempo, aceptan un número limitado de alimentos o diluyen sus menús de manera importante con alimentos deficientes en nutrientes. En estos casos es conveniente averiguar si hay un problema orgánico o psicológico.

Los nutrientes que requieren los niños están presentes en los siete grupos de alimentos: cereales, raíces, tubérculos y plátanos; hortalizas, verduras y leguminosas verdes; frutas; carnes, huevos, leguminosas secas y mezclas vegetales; lácteos; granos; azúcares y dulces. Algunos de ellos: vitaminas A, E, D, K, C, B1, ácido fólico, calcio, fósforo, hierro, zinc, potasio y sodio.

¿Cuántas harinas deben consumir los niños?

La porción de harinas depende de la edad, pero lo cierto es que entre vegetales, frutas, leguminosas y cereales (harinas), el niño debe cubrir la cantidad necesaria de azúcar para alcanzar la energía para crecer y mantenerse saludable. En términos generales, mínimamente deberían comer 1 harina por comida principal (desayuno, almuerzo, comida). Se debe preferir los productos integrales que proporcionan fibra y deben consumir, por lo menos, cinco a seis porciones en el día.

¿Por qué es difícil lograr que los niños coman sanamente?

Según la doctora Silvana Dadán, nutricionista, “es difícil sobreponernos a la cultura y sus mitos. También, a los hábitos alimentarios denominados ‘saludables’ y que son parte de la cultura (como por ejemplo la ingesta de jugos, agua de panela, carnes frías como jamón o salchichas, caldos instantáneos). También, si en la casa, mamá, papá y hermanitos no comen saludable, los niños tampoco lo harán, porque actúan por reflejo”.

Definitivamente, una imagen vale más que mil palabras, lo que no se come en la casa y no se les acostumbra a comer desde el inicio de la alimentación es muy difícil acostumbrarlos a comer.

A ello se suma la propaganda y la publicidad, lo que comen sus pares o en otras familias también tiene gran influencia en la alimentación del niño.

¿Por qué sufren de inapetencia los niños?

La inapetencia puede tener un origen fisiológico, las necesidades del organismo se reducen cuando los niños se sienten enfermos o también cuando algo los afecta emocionalmente. El niño también pierde apetito a medida que crece por que disminuye el ritmo de crecimiento.

Errores más frecuentes de los padres

– No promueven el consumo de frutas, verduras y productos integrales. Por el contrario, propician el consumo de alimentos con exceso de azúcar, industrializados y en general comida chatarra.

– El alimento y las preparaciones no deben usarse como premio o castigo o una forma de evadir responsabilidades de la casa (como trabajo todo el día y no estoy pendiente, dejo que coma lo que quiera para que no me moleste o le traigo premios para que no ponga problemas). Esto puede facilitar diferentes trastornos conductuales o de alimentación.

– Las comidas y las horas de la alimentación forman también parte del desarrollo social del ser humano, y es fundamental que en cuanto sea factible, el niño sea incorporado a la mesa familiar.

– El niño no debe comer en la habitación.

– En los primeros pasos se debe permitir que el niño toque los alimentos, se familiarice con ellos, se unte, los lleve a la boca, los conozca: su olor, sabor, texturas y, hacerlos parte de su vida.

La importancia de los horarios para una buena alimentación.

Desde pequeños, los médicos recomiendan la creación de horarios específicos para cada comida con el fin de tener una buena digestión. Es por esto que el día de hoy te traemos los horarios recomendados para cada comida, de este modo tu cuerpo se mantendrá sano y evitarás problemas gástricos  y de obesidad.

DESAYUNO

7882515644_544cac5291_o.jpg

Hora recomendada: 7 – 8 AM

No hacerlo después de: 10 AM

Recuerda: El desayuno es la comida más importante del día, le da a tu cuerpo y mente la energía necesaria para comenzar tus labores del día.

ALMUERZO

14817837350_5f21178c5d_o.jpg

Hora recomendada: 12 – 2 PM

No hacerlo después de: 3 PM

Recuerda: es ideal tomar el almuerzo 4 horas después del desayuno para mantener equilibrados los niveles de glucosa en sangre y controlar el hambre.

CENA

Casa-rural-Picote-Casa-de-L-Barrio_13.jpeg

Hora recomendada: 6- 8 PM

No hacerlo después de: 9 PM

Recuerda: Cena por lo menos dos horas antes de irte a dormir, de esta forma promueves un sueño optimo y un uso eficiente de las calorías.

NECESIDADES ALIMENTICIAS DE LOS NIÑOS EN EDAD ESCOLAR

Artículo tomado de: Salud del Altura 

En esta etapa es importante consumir alimentos con alto valor nutritivo para cubrir las necesidades  energéticas y de crecimiento de los niños. Los escolares tienen una alta necesidad energética en relación a su tamaño. Las necesidades energéticas dependen también de la edad, de la práctica de un deporte, del peso y de la talla. En general, el crecimiento es más lento pero sostenido, el incremento de talla es de 5 a 6 cm. por año y el incremento del peso es de aproximadamente 2 kilos al año y de 4.5 kilos cerca de la pubertad.

Los niños en esta edad necesitan alimentarse entre 4 y 5 comidas al día (incluido el almuerzo de lonchera), de acuerdo a las siguientes recomendaciones nutricionales:

El tamaño de las porciones debe estar acorde a la edad del niño. Recuerde, su hijo no es un “adulto pequeño”.

Para una distribución adecuada se sugiere seguir la “Pirámide de la alimentación saludable”:

(Modificado de: Peña Quintana L. Alimentación del preescolar y escolar. Protocolos de la Academia Española de Pediatría. [Sitio en Internet]. Peña Quintana L. Alimentación del preescolar y escolar. Protocolos de la Academia Española de Pediatría. [Sitio en Internet]. Disponible enwww.aeped.es/protocolos/nutricion/3.pdf)

En los siguientes gráficos se aprecia qué tipos de alimentos se aconsejan y sus proporciones:

10 CONSEJOS FUNDAMENTALES DE NUTRICIÓN PARA NIÑOS Y ADOLESCENTES

Tomado de: Consejo Europeo de Información sobre nutrición 

1. Disfruta de la comida
Intenta comer alimentos diferentes cada día para gozar de una alimentación variada y disfrutar de ella. Come con tus familiares y amigos.

2. El desayuno es una comida muy importante
Tu cuerpo necesita energía después de dormir, por lo que el desayuno es esencial. Elige para el desayuno alimentos ricos en carbohidratos, como pan, cereales y fruta. Saltarse comidas, y en especial el desayuno, puede provocar un hambre descontrolada, que muchas veces lleva a comer en exceso. Si no comes nada para desayunar, estarás menos concentrado en el colegio.

3. Come muchos alimentos variados
Consumir alimentos variados todos los días es la mejor receta para gozar de buena salud. Necesitas 40 vitaminas y minerales diferentes para mantenerte sano, y no hay ningún alimento que por sí sólo pueda aportártelos todos. No hay alimentos “buenos” o “malos”, así que no tienes porqué dejar de comer las cosas que te gustan. Simplemente asegúrate de que consigues un equilibrio adecuado y come una gran variedad de alimentos. ¡Toma decisiones equilibradas en cada momento!

4. Basa tu alimentación en los carbohidratos
Estos alimentos aportan la energía, las vitaminas y los minerales que necesitas. Algunos alimentos ricos en carbohidratos son la pasta, el pan, los cereales, las frutas y las verduras. Intenta incluir alguno de estos alimentos en cada comida ya que más de la mitad de las calorías de tu dieta deberían provenir de ellos.

5. Come frutas y verduras en cada comida
Puedes disfrutar de las frutas y las verduras en las comidas, o consumirlas como sabrosos tentempiés entre comidas. Estos alimentos aportan vitaminas, minerales y fibra. Deberías intentar consumir 5 raciones de frutas y verduras al día.

6. La grasa
Todos necesitamos incluir algo de grasa en nuestra dieta para conservar una buena salud, pero consumir demasiadas grasas, y en particular grasas saturadas, puede ser malo para nuestra salud. Las grasas saturadas se encuentran en los productos lácteos enteros, los pasteles, bollos, carnes grasas y salchichas. Come de forma equilibrada – si a la hora de la comida consumes alimentos ricos en grasas, intenta tomar alimentos con menos grasas en la cena.

7. Los tentempiés
Picar entre comidas aporta energía y nutrientes. Escoge tentempiés variados, como frutas, sandwiches, galletas, tartas, patatas fritas, frutos secos y chocolate. Asegúrate de que tus elecciones son variadas para mantener el equilibrio en tu dieta, y no comas demasiado, sino no tendrás hambre a la hora de la comida

8. Saciar la sed
Tienes que beber muchos líquidos porque un 50% de tu cuerpo está formado por agua. Se necesitan por lo menos 6 vasos de líquidos al día, e incluso más si hace mucho calor o haces ejercicio. El agua y la leche son excelentes, pero también es divertido variar.

9. Cuídate los dientes
Cuídate los dientes y lávatelos dos veces al día. Los alimentos ricos en almidón o azúcares pueden influir en la aparición de caries si se comen con demasiada frecuencia, así que no picotees o bebas refrescos a todas horas.

10. Ponte en movimiento
Estar en forma es importante para tener un corazón sano y unos huesos fuertes, así que haz ejercicio. Intenta hacer algo de deporte cada día y asegúrate de que te gusta para que seas constante y no dejes de hacerlo. Si tomas demasiadas calorías y no haces suficiente ejercicio puedes engordar. El ejercicio físico moderado te ayudará a quemar las calorías que te sobran. ¡No tienes que ser un atleta para ponerte en marcha!

DATOS NUTRITIVOS PARA EL MENÚ DEL HOGAR

Realizado por: Miss Jeannette Castillo Florian – Economa Sede Campestre

  • La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir por lo menos 5 unidades de fruta y verduras al día. También se puede entender como “unidad” un vasito de zumo de frutas natural o una cucharada de frutos secos.
  • A pesar de ser recomendable el consumo de algunas verduras y hortalizas crudas, no debe abusarse de ello, sobre todo a la hora de la cena pues su digestión es lenta y pesada y suele producir gases.

Candied_Fruit_-_La_Boquería.jpg

  • Para cenar, es preferible, aún a costa de perderse alguna vitamina, consumirlas cocidas o al vapor en vez de crudas.
  • Uno de los grandes beneficios en el consumo de verduras es que aportan a nuestro organismo las bases que neutralizan los ácidos resultantes de los procesos corporales que eliminamos por medio de los  riñones, el intestino, la piel y los pulmones.

TIPS PARA UNA VIDA SALUDABLE

A continuación te presentamos ciertas actividades , comportamientos o situaciones que ayudan a mejorar nuestro entorno, y ayudarnos a ser sanos espiritual, mental y físicamente.

Ejercitar diariamente nuestro cuerpo, mente y espíritu:

En el día debes buscar mínimo tres momentos para hacer una pausa, respirar, hacer estiramiento de brazos, manos, piernas, cuello, sí tienes picos de estrés busca un momento a solas para reflexionar en silencio. De ser posible, antes de ir a estudiar y/o trabajar haz ejercicio mínimo cinco minutos para eliminar tensiones, adecuar el cuerpo y despejar la mente. Refúgiate diariamente en la oración.

Organizar y priorizar tus tareas diarias:

Busca la forma más sencilla y eficaz de cumplir con tus tareas, lo urgente e importante primero. No te acostumbres a aplazar, a prolongar para última hora lo que te corresponde hacer, no esperes que alguien te recuerde tu responsabilidades, compromisos, si te sientes recargado de actividades busca ayuda, si puedes delegar delega, pero sigue siendo tu obligación responder por las tareas asignadas, no se trata de pasar a otros lo que te corresponde y lavarte las manos.

Personalizar el ambiente:

Decora tu espacio con elementos propios, acordes a tu gusto, ten ordenado y limpio tu sitio de estudio y/o de trabajo.

Establecer metas a corto, mediano plazo:

Ponte metas o retos, esto le dará un nuevo brillo a tu estudio, tu trabajo, a las actividades que desempeñas. Ofrécete para formar parte de un nuevo proyecto o solicita a quien corresponda que estas dispuesto a probar algo nuevo que no hayas desempeñado antes. Siempre que ponemos en marcha nuestra imaginación, creatividad, descubrimos un horizonte más amplio y estimulante que el que se veía hasta ahora.

No dejarse dominar por el tedio o los escapes:

No te resignes a la tristeza, a trabajar de forma deshonesta, automática, ligera, tampoco busques válvulas de escape como la excusitis, echar culpas, manejar el rumor, refugiarte en medidas no saludables como el consumo de alcohol, cigarrillo, entre otras.

Cambiar de actitud:

Si sientes que no puedes más lo primero que debes hacer es cambiar de actitud. Empieza por aceptar que algo o mucho estas haciendo equivocadamente, afronta y enfrenta con sinceridad las dificultades, busco y aplico las soluciones, hago lo que se tiene que hacer en el momento que tiene que ser, comunícate con quienes te rodean de una forma clara, directa, asertiva, a tiempo, en forma trascendente, con firmeza, colocando límites. Lo primero que tienes que hacer es reflexionar, pensar, buscar dentro de ti. La satisfacción depende solo de ti, acepta que realmente puedes ser feliz, que no debes tomar decisiones en crisis, que debes evaluarte, debes aprovechar los espacios de descanso, dormir mínimo 8 horas diarias, leer tus libros favoritos, escucha la música que te gusta en un volumen bajo que no perturbe el cerebro ni el oído con los tonos altos. Levanta tu ánimo y eleva tu productividad.

Dr. Antonio de La Torre – Director del Centro de Terapia Humanista – España

“CUIDAR LA MENTE, EL ALMA Y EL CUERPO ES EL DESAFÍO HUMANO EN EL BREVE TRÁNSITO POR ESTE PLANETA. SOMOS EL RESULTADO DE LO QUE PENSAMOS Y HACEMOS”.